Animarse a estudiar Ingeniería

Comentarios sobre los temores a estudiar las carreras relacionadas con la Ingeniería, prejuicios y oportunidades laborales de los ingenieros.

Animarse a estudiar Ingeniería


En la Argentina es un campo con futuro pero muchos jóvenes temen fracasar en su estudio.


La ingeniería es una de las áreas profesionales valorada como promisoria en la Argentina. Esto significa que muchos especialistas afirman que los ingenieros tienen mucho futuro dado las oportunidades laborales que se brindan en este campo.

Sin embargo son muchos los jóvenes que temen iniciar esta carrera dadas una serie de prejuicios en torno a ella. Uno de los miedos principales radica en la sensación de haber recibido una educación secundaria deficiente que dificulta el acceso a materias tales como física y matemática. La complejidad de las mismas genera muchas veces un esfuerzo adicional para su estudio, y es necesario ser conciente de ello para no quedarse abrumado por una enorme frustración o sensación de fracaso.

Conociendo esta circunstancia es que muchas universidades ofrecen cursos que permiten hacer ajustes en la formación, para poder ingresar y cursar el primer año mejor preparado. Lo fundamental en estos estudiantes es tener la convicción de que esta área de estudio es el foco de sus intereses y por lo tanto será posible sortear los obstáculos que sean necesarios para lograr avanzar.

Pensar lógicamente.


De acuerdo a lo que señalan muchos docentes, estas carreras enseñan a pensar más lógicamente y por eso mismo con el estudio y la práctica el aprendizaje se va agilizando y esto permite que las materias se vayan tornando más “fáciles”.

Otros piensan que la ingeniería es aburrida porque implica escaso contacto social, y que por lo tanto dedicarse a esta disciplina supone ser una persona poco sociable, distante, lo que muchos incluso califican despectivamente como un “nerd”. La realidad es que el quehacer actual del ingeniero exige saber trabajar en equipo, interactuando activamente con todos los sectores de la organización en la que se trabaje. Incluso esta interacción va más allá de la propia empresa en la que se desempeñe el profesional. Por ej. en el caso de un ingeniero civil que debe llevar adelante la construcción de un puente, tendrá que tener la capacidad de conversar con quienes llevan adelante la obra en el lugar en que ésta se emplace, pero también tendrá que saber dialogar con los vecinos que froman parte de la comunidad en donde esta obra se realiza.


El mercado laboral.


A diferencia de lo que ocurre en otras profesiones, los estudiantes avanzados encuentran fácilmente oportunidades laborales con muy buena remuneración. Los salarios son comparativamente más altos que en otras áreas profesionales, y dada la necesidad de ingenieros también existen excelentes oportunidades en becas. El desarrollo de la ciencia y la tecnología demanda estos profesionales en grado creciente.


Especialidades.


En toda la Argentina se ofrecen más de 100 títulos de grado en Ingeniería. Algunas de las áreas más demandadas son informática, electromecánica, agroindustria, automotriz, petróleo, química e industrial. En muchos casos el perfil específico se desarrollará a partir de posgrados que permitan ajustar la formación a la actividad laboral real en la que se esté desempeñando ese ingeniero.

Pero en cualquier caso, la presencia de un ingeniero denota una mirada puesta en la necesidad de resolver problemas, encontrar soluciones creativas aplicando el razonamiento lógico y dar respuesta así a inconvenientes inesperados, falta de recursos, cambios en los proyectos originales, etc. En este sentido podemos decir que el futuro de la ingeniería está asegurado en nuestro país: siempre existirán problemas a resolver y limitaciones que exijan buscar la mejor alternativa de resolución eficiente.


Búsqueda personalizada
INICIO